Este sábado se llevó a cabo una marcha silenciosa bajo el lema «Los derechos no se negocian», en un esfuerzo por destacar las necesidades de los niños, niñas, adolescentes y familias de personas autistas.

La marcha, organizada por Fenaut en colaboración con Amigos Autismo Valdivia, se desarrolló con pancartas y burbujas para llamar la atención de transeúntes y autoridades, instando a la ciudadanía a tomar conciencia de los derechos de las personas autistas que continúan siendo vulnerados en múltiples contextos sociales.

Al concluir el recorrido, la agrupación destacó varios puntos clave que requieren atención urgente.

Entre las preocupaciones planteadas se destaca la omisión de preguntas sobre autismo en el Censo 2024, lo cual contraviene el artículo 7 letra e de la Ley 21.545. Esta falta de inclusión dificulta la comprensión precisa de la población autista en Chile, exacerbada por la insuficiencia de la Encuesta Nacional de Discapacidad y Dependencia para recabar datos precisos al respecto.

Además, se hizo hincapié en la necesidad apremiante de implementar efectivamente la Ley 21.545 sobre autismo, lo cual se ve obstaculizado por una alarmante reducción presupuestaria de más de 18 mil millones de pesos en el primer año de su aplicación. Esta reducción amenaza la capacidad del sistema para proporcionar los apoyos básicos necesarios en la educación pública y subvencionada, exacerbando la situación con la negación de contratación de personal adecuado y la injustificada reducción del horario de clases.

Otro punto crucial abordado fue la problemática del bullying y maltrato en las aulas hacia personas autistas, con una falta de responsabilidad por parte de docentes y directivos. Esta situación evidencia la urgente necesidad de implementar medidas efectivas para garantizar un entorno escolar seguro y respetuoso para todos los estudiantes.

Finalmente, se resaltó la ausencia de inclusión laboral para personas autistas, a pesar de la disponibilidad de profesionales en diversas áreas y de individuos autistas capacitados para desempeñar roles laborales. Esta falta de oportunidades laborales perpetúa la exclusión y limita el potencial de contribución de este segmento de la población a la sociedad.

En el ámbito de la salud, se destaca la falta de regulación en los costos excesivos de las terapias, así como la carencia de profesionales calificados para realizar diagnósticos oportunos.

Por otro lado, se hizo un llamado a la sociedad para tomar conciencia de la importancia de la inclusión real, destacando la lucha necesaria para visibilizar la realidad de las personas autistas y sus familias, así como la necesidad de un compromiso efectivo por parte de las autoridades y actores relevantes para lograr la implementación de un Centro Público de Neurodesarrollo en Valdivia y la región.

Este centro no solo proporcionaría diagnósticos y terapias accesibles, sino que también crearía oportunidades laborales para personas autistas. La comunidad autista y sus familias no cesarán en su lucha hasta lograr este centro vital para su bienestar y desarrollo integral.

En esa misma línea. Keila Godoy, presidenta de Amigos Autismo Valdivia indicó “Hoy salimos a marchar porque necesitamos un centro de neurodesarrollo público ya. Es una demanda que necesita toda la comunidad. Gastamos más de 300 mil pesos mensuales en terapias y ahora necesitamos este centro de neurodesarrollo que hemos estado solicitando desde hace bastante tiempo. Estamos cansadas de las vulneraciones de derechos, especialmente en el ámbito educacional, donde ni siquiera se está dispuesto a cambiar el pañal a una persona en situación de discapacidad. Pedimos que las autoridades puedan ponerse firmes y responder a nuestras necesidades y las de toda la comunidad.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *